Reloj de la deuda pública: actualización y facelift